Si cada nacionalidad tiene sus peculiaridades, en el mundo de la inversión inmobiliaria no iba a ser menos. Nosotros, como abogados en la Costa Blanca, estamos dispuestos a hacerte una radiografía del comprador de inmuebles extranjero, para que puedas saber qué tipo de vivienda buscan y en qué zonas de España. Y, ni que decir tiene, que las costas españolas siguen siendo las predilectas, con el Levante como enclave preferido.

El inversor británico, se decanta por la Costa del Sol, y en especial, por Cádiz. No suele hacer grandes operaciones y suele comprar apartamentos convencionales. A la hora de negociar,  no muestran su reacción a los precios de los inmuebles, así que hay que hacer preguntas específicas y ser insistentes.

El inversor alemán, prefiere las Islas Baleares y Costa del Sol. Buscan espacios grandes, acabados de calidad y valoran especialmente el parqué. Eligen casas cerca de la playa y que estén bien comunicadas con servicios hospitalarios. Los alemanes dan mucha importancia al precio y es un cliente muy exigente. Compran como segunda residencia y España es su destino favorito para jubilarse.

Los franceses tienen predilección por la Costa Brava (por la proximidad) y recientemente por Almería. Eligen desde pisos a casas en la playa, es decir, compran todo tipo de propiedades. Si hay algo que valoran los franceses es que la negociación se haga en su idioma, además, es primordial ofrecerles asesoramiento jurídico en temas relativos a los impuestos que se deben liquidar periódicamente en España.

Los nórdicos encaminan sus preferencias hacia la Costa Blanca, Costa Brava y Costa del Sol. Buscan especialmente casas de dos o tres alturas en zonas residenciales, aunque también pisos. Si algo valoran especialmente, es la privacidad y que la propiedad esté cercana a instalaciones de calidad como, pr ejemplo, buenos colegios. Para la negociación, es un perfil bastante exquisito y muy estricto con el tema legal.

El cliente ruso, suelen decantarse por la Costa del Sol, Cataluña y Alicante. Eligen casas unifamiliares de lujo en grandes parcelas y con cierta intimidad. Priorizan la extensión sobre otras cuestiones y prefieren amueblar ellos, ya que les gusta un estilo más ostentoso. En la negociación, el ruso obliga a ajustar bastante el precio al vendedor. Son desconfiados y suelen llevar su propio intérprete.

Los chinos buscan inmuebles por todo el territorio nacional. Buscan establecerse permanentemente, así como las calidades y los precios. La mayoría se decanta por las grandes ciudades. Existen dos tipos de compradores chinos: uno más similar al ruso, con mucho presupuesto, y otro que busca establecerse y obtener la ‘golden visa’.El chino, es un cliente que busca casas nuevas porque asocia las edificaciones antiguas a precariedad.

Desde nuestro gabinete de abogados en la Costa Blanca, pensamos que esta información es muy interesante para saber que tipo de cliente se puede interesar por tu vivienda en venta.

[/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]